Actualidad

La España del XVII y XVIII desde el humor de Quevedo

Sala Russafa acoge el estreno en la Comunitat de la adaptación de 'El Buscón' realizada por Factoría Teatro

La picaresca existe en cualquier país, pero quizá en ninguno como en España, con el punto de ternura, humor, desesperación y maldad justo para que, como cualquier defecto, sea difícil decidir entre amarlo o detestarlo. Uno de los libros que mejor retratan este rasgo que ha calado en el carácter, imaginario y tópico español es 'El Buscón'. 

Esta semana, Sala Russafa estrena en la Comunitat una versión escénica de los tres libros que componen esta novela de Quevedo, recorriendo desde su mísera infancia a la escalada social y el testimonio de primera mano de la doble faz de la clase dirigente y sus acólitos, expertos en la dualidad de aparentar virtud mientras conspiran. Un retrato social igual de válido hace cuatro siglos que hoy día.

La formación madrileña Factoría Teatro visita el teatro de Russafa del 10, 11 y 12 de diciembre dentro del XI ‘Ciclo de compañías nacionales’ que cada temporada ofrece una selección de piezas de mediano formato y gran calidad artística, muestra de qué se cuece en la escena de otras comunidades autónomas.

“Tenía una deuda literaria con este texto porque, desde que lo leí siendo joven, muchas de sus imágenes y pasajes se habían quedado en mi memoria. Además, en la compañía trabajamos mucho por mantener el patrimonio tan rico que tenemos. Es imprescindible seguir acercando al público este tipo de obras que nos hacen conocer a la sociedad española del momento, pero también a la actual, lo que fuimos y lo que somos”, explica Gonzala Martín, intérprete y corresponsable de la versión, junto a Emilio del Valle, quien firma la dirección de la obra.

Para llevar al teatro una novela de carácter tan narrativo como ésta, Factoría Teatro recurre al metateatro. Un matrimonio de actores mal avenido son los encargados de ir representando los extractos de esta pieza maestra de la literatura española. “La mala relación que hay entre ellos alimenta la propia tensión dramática de lo que está viviendo Don Pablos, el protagonista de El Buscón, y consigue hacer palpable ese conflicto con el que el público se mueve, se conmueve, se identifica”, explica Martín, quien afirma que los espectadores conectan perfectamente con esta historia que retrata los celos, la corrupción, las apariencias, el hambre, la pobreza moral y pecuniaria, el ingenio, el humor… “Quevedo escribía con tal socarronería que la comedia surge espontáneamente, aunque se esté hablando de estos temas, tan candentes entonces como ahora”, afirma la intérprete, que comparte escenario con Marcos León en una pieza capaz de trasladar la esencia de uno de los autores cumbre de la literatura española y su obra más representativa. 

Teatro Comedia
Foto de TEA3, autor del artículo

TEA3

Equipo de redacción

Diseñado y desarrollado por Eclectick